Réseau Syndical International de Solidarité et de Luttes


dimanche, 25 juin 2017

 
 

 

Brasil | Contrarreforma de Seguridad Pública en Brasil

Accueil > Sindicato > Brasil | Contrarreforma de Seguridad Pública (...)

En diciembre de 2016, el presidente ilegítimo Michel Temer envió al Congreso la propuesta de enmienda de la Constitución (PEC) 287/2016, que establece la contrarreforma de la previsión social, eliminando los derechos de la mayoría de los trabajadores brasileños para seguir pagando los intereses y amortizaciones de la deuda pública.

Si esta propuesta es aprobada, el brasileño tendrá que contribuir por 50 años a la Seguridad Social para recibir los beneficios de jubilación hasta el límite máximo pago por el Instituto Nacional de Seguridad Social (INSS), hoy equivalente a 1637.42 dólares y la pensión por muerte se reduce a la mitad. Las nuevas reglas de jubilación establecidas en la propuesta se aplicarán a los hombres menores de 50 años y las mujeres menores de 45 años.

A pesar de que en la propuesta del gobierno, la edad mínima de jubilación sin recibir el valor total es de 65 años para hombres y mujeres y de 25 años de cotización, esta regla se puede cambiar de forma automática, a lo largo de los años, si hay un aumento en la esperanza de vida Brasil, aumentando así el límite mínimo. Sin embargo, si cae la esperanza de vida, la regla no va a cambiar.

Las reglas son las mismas para los trabajadores del sector privado y funcionarios públicos.

Si se aprueba la enmienda constitucional, todos van a recibir como piso de los beneficios, el salario mínimo, actualmente en 277.69 dólares. O trecho para ambos será equivalente a la cantidad máxima paga por el INSS. Según la propuesta, los beneficios se ajustarán anualmente.

En el caso de los funcionarios públicos de los estados y municipios, habrá un período de hasta dos años para el establecimiento de fondos de pensiones privadas, como ya ocurre en la Unión, con el Funpresp, y en algunos estados como São Paulo, Río de Janeiro Aquellos que deseen recibir por encima del techo tendrá que contribuir al fondo.

El ANDES-SN critica esta propuesta indicando que la contrarreforma de la Previsión Social significa la supresión de derechos, duramente adquiridos a lo largo de la historia de Brasil y de la lucha de los trabajadores. Es devastador el efecto que tendrá esta contrarreforma, y esto es aún más grave, ya que se basa en una mentira, que es que habría un déficit en la seguridad social. Los cambios propuestos por el gobierno apuntan a la privatización del sistema de seguridad social brasileño, beneficiando a sectores tales como los bancos, los que sacan provecho de la jubilación de los trabajadores a su antojo. La propuesta de modificación de la Constitución de la enmienda 287/2016, sin duda, es un intento de convertir la Seguridad Social en un sistema de capitalización privada. Si, por una parte, esta "reforma" alivia la administración por parte del estado de la Seguridad Social, por el otro, abre el mercado para los bancos comenzar a usar el dinero de los trabajadores.

La Previsión Social es la segunda mayor tajada de asignación de recursos del presupuesto de Brasil. En el año 2015, de acuerdo con la Auditoría de la Deuda Ciudadana, el área recibió el 22,9% del presupuesto, estando en segundo lugar después del 42.43% para el pago de intereses y amortización de la deuda. Para João Negrão, no es por casualidad que el governo tenta reformar la Previsión Social, ya que el área mueve mucho dinero.

Uno de los argumentos más repetidos por los que quieren modificar el sistema de seguridad social en Brasil es que causa perjuicios a las arcas públicas y no es rentable. La justificación es contestada por varios investigadores y varias organizaciones sindicales y de movimientos sociales, los cuales señalan que, siguiendo las disposiciones constitucionales, la pretensión de déficit es falsa. La Constitución prevé un sistema de Previsión Social, integrado por la seguridad social, la salud y la asistencia social, que no se pone en práctica, ni presupuestariamente y ni financieramente.

La lucha de los trabajadores será grande !