Réseau Syndical International de Solidarité et de Luttes


samedi, 31 octobre 2020

 
 

 

Construir el internacionalismo en nuestras luchas diarias

Accueil > La red > Construir el internacionalismo en nuestras (...)

Desde hace más de seis meses, el mundo vive con la pandemia de Covid-19. Como dijimos ya en marzo de 2020, esta pandemia no fue creada por el capitalismo, pero el capitalismo es directamente responsable de su propagación mundial y de las dramáticas consecuencias sanitarias y sociales.

La falta de protección social de una gran parte de la población mundial -una parte importante de la cual ya vive en la extrema pobreza (alimentación, vivienda, salud, educación, etc.)-, los ataques a los derechos de los trabajadores y la destrucción de los servicios públicos en las regiones del mundo donde existen estos derechos y bienes comunes, todo ello forma un todo : el capitalismo, cuyo principio es la búsqueda del beneficio para una ínfima minoría, en detrimento de los intereses de los que sólo tienen su fuerza de trabajo para vivir.

La pandemia COVID-19 mostró cómo los capitalistas y sus gobiernos no podían y/o no se enfrentarían a una emergencia sanitaria de esta magnitud. Son las y los trabajadores de los centros de trabajo, la gente de los barrios y las comunidades, quienes han tomado las cosas en sus manos, han creado la solidaridad, han inventado la resistencia colectiva. El movimiento sindical, el lugar donde se organiza nuestra clase social, debe dar a conocer estas experiencias, apoyarlas y ayudar a coordinarlas. Ya que nadie trabaja por nosotras, ¡que nadie decida por nosotros !

Las mujeres, los migrantes y los pueblos colonizados han estado entre los más expuestos a la pandemia porque a menudo tienen empleos que son muy útiles para la comunidad. Pero el patriarcado, el machismo, el racismo y el colonialismo permanecen. Son alentados por fuerzas reaccionarias, que tienen el poder estatal en muchos países. La igualdad de derechos para todos no debe ser sólo un eslogan, sino una fuerte directriz para nuestras revueltas, respetando la autonomía de cada movimiento.

La pandemia también sirve de pretexto para nuevos ataques de los capitalistas contra nuestra clase social : cuestionamiento de derechos previamente conquistados por las luchas, generalización de la precariedad, aumento de la pobreza, acaparamiento de tierras, guerras, ... Sus métodos son diversos, dependiendo de los contextos locales, pero tienen una cosa en común : ¡hacer pagar al pueblo !

No les importa el futuro del planeta ni los intereses ecológicos : tanto los que lo afirman abiertamente (Trump es su líder, pero hay muchos otros), como los que pretenden preocuparse pero trabajan para mantener el sistema capitalista que es, por definición, anti-ecológico.

Luchas del movimiento negro en los Estados Unidos, movimientos sindicales y estudiantiles en Hong Kong y China, huelgas y manifestaciones en Belarús, revuelta popular en el Líbano, luchas sindicales unitarias en el Brasil, días nacionales de manifestaciones y huelgas en Francia, Italia o el Estado Español, comedores populares en el Uruguay, manifestaciones en Corea o el Japón, La lista de nuestras resistencias, luchas por una transformación social radical es larga : hay muchos otros que merecen ser mencionados también. Nuestra unidad es una de nuestras fortalezas esenciales. La Red Sindical Internacional de Solidaridad y Lucha llama a federar nuestras luchas, a construir un internacionalismo concreto de los trabajadores y las clases populares ; nuestra Red es una herramienta para ello, disponible para todos.