Réseau Syndical International de Solidarité et de Luttes


lundi, 27 janvier 2020

 
 

 

El Estado español reprime : ¡solidaridad !

Accueil > Internacional > Europa > El Estado español reprime : ¡solidaridad (...)

La sentencia del Tribunal Supremo contra 12 políticos catalanes, por los hechos de alrededor del 1 de octubre de 2017, ya es conocida. En ella se condena por sedición a las personas encausadas que desde hace más de un año y medio están encarceladas a penas que van de 9 a 13 años de prisión. Constatamos que se ha escrito una nueva página en el rearme represivo y punitivo del estado, ya que abre la puerta a tipificar con el delito de sedición reuniones y manifestaciones incómodas al Estado y al gobierno de turno.

Varias de les organizaciones miembros de la Red Sindical Internacional de Solidaridad y de Luchas han combatido, y lo continuaran haciendo, las políticas que ha llevado a cabo el gobierno de la Generalitat, algunas de las encausadas y los partidos que representan. Han sufrido operaciones represivas orquestadas por ello. Pero hoy no se trata de discutir de historiales de unos y otros. La sentencia criminaliza el derecho de protesta y de la organización política y social. Se trata del rearme represivo del Estado. La criba aplicada en este nuevo juicio político será el precedente sobre el que el Estado reforzará su brutalidad en procesos futuros, normalizando la aplicación de la máxima represión posible a todo el mundo que se oponen a los intereses que representa.

La deriva punitiva, siempre presente, se está acentuando y consolidando. Los y las jóvenes de Altassu, en el País Vasco, condenados a años de prisión como consecuencia de una maquinación policial, los cientos de miles de multas de la ley Mordaza, la violencia policial, las operaciones contra los movimientos sindicales, sociales y políticos independientes, alternativos, combativos, autogestionarios, las personas que han tenido que irse del país para evitar revancha o montajes policiales. Y sí, los y las encausadas de Sabadell por explosivos que no existen, bombas que no han estallado y un terrorismo que actualmente sólo está presente en forma de criminales desahucios contra decenas de miles de familias de la clase trabajadora. Más allá de las fronteras de los Estados, el capitalismo perjudica a los trabajadores y trabajadoras : así lo demuestra la lucha que actualmente libran las mujeres de la empresa española Gil Gómez en Larache, Marruecos…

Las organizaciones miembros del Red Sindical Internacional de Solidaridad y de luchas reafirman su apoyo a las luchas populares en curso en el Estado español, del cual nadie debe olvidar que los contornos y la Constitución son herencia del franquismo. Independientemente, el movimiento sindical tiene un importante papel que desempeñar, en particular organizando huelgas, manifestaciones y otras iniciativas que permitan defender los intereses de los trabajadores, ¡que no son los de la burguesía, sea cual sea el país !