Réseau Syndical International de Solidarité et de Luttes


jeudi, 9 juillet 2020

 
 

 

SRI LANKA | ¡Hay que poner fin a la opresión del pueblo Tamil !

Accueil > Internacional > Asia > SRI LANKA | ¡Hay que poner fin a la opresión (...)

La Red Sindical Internacional de Solidaridad y de Luchas denuncia la opresión que sufre el pueblo Tamil, como describe el Centro de Protección de los Derechos del Pueblo Tamil.

[…] Sri Lanka ha recrudecido discretamente su ataque contra la población tamil oprimida por una fuerte presencia militar. El ejército ha tomado más de 50 escuelas en zonas densamente pobladas con el pretexto de crear espacios de cuarentena en una zona donde los casos diagnosticados están disminuyendo constantemente.

El estado de la educación en esta región es de por sí lamentable debido a las décadas de conflicto. Cuando se transfiera a la gente a los centros de cuarentena, el peligro de contagio para la población tamil local se verá aumentado. Además, el alumnado y el profesorado sufrirán la falta de acceso a las escuelas.

Dado que el ministerio de Educación de Sri Lanka no ha autorizado que las escuelas de la zona cingalesa del sur de la isla sean utilizadas como centros de cuarentena, la toma de escuelas en las zonas tamiles, facilitada por una fuerte presencia militar, para dirigir a ellas a personas cingalesas sospechosas que haber tener la enfermedad plantea muchas preguntas sobre los motivos del gobierno del país.

¿Se trata de otra forma de guerra biológica para destruir a los Tamiles ? Este traslado de población, ¿constituye un nuevo crimen al amparo de la pandemia de COVID-19 ?

El ejército de ocupación favorece la distribución de estupefacientes entre la población escolar de las zonas tamiles para destruir su educación. La toma de control de las escuelas se considera como una más de las medidas adoptadas para mantener a la población tamil subyugada.

En esta época de mundialización acelerada, destruir la educación de un pueblo es un medio para crear una sub-clase sin instrucción que nutra de mano de obra barata al mercado. En este 1º de mayo los trabajadores y las trabajadoras deben unirse para poner fin a la explotación que sufren estas personas bajo la ocupación de un ejército extranjero. La utilización de la crisis del COVID-19 para incrementar la opresión de este pueblo debe cesar.