Réseau Syndical International de Solidarité et de Luttes


lundi, 3 août 2020

 
 

 

TURQUÍA | ¡Represión en Estambul y también en París !

Accueil > Internacional > Asia > TURQUÍA | ¡Represión en Estambul y también en (...)

El viernes, 1 de mayo, el sindicato DISK (Confederación de Sindicatos Revolucionarios de Turquía, del sector privado) quiso rendir homenaje a las luchas de los trabajadores y las trabajadoras organizando una concentración en Estambul. Esta concentración, celebrada delante del edificio del sindicato, fue atacada por la policía. Al menos 25 personas, entre ellas el presidente del DISK, Arzu A. Çerkezoğlu, y su secretario general, fueron arrestadas después del ataque política. Este ataque es parte de la represión continuada a la que, desde 2016, el régimen ha sometido a los pueblos de Turquía y en particular a las fuerzas progresistas que se oponen a su autoritarismo. Los desfiles del 1 de mayo son sistemáticamente atacados y la represión de este año no se puede justificar por medidas sanitarias contra el coronavirus, porque estas no han entrado en vigor en Turquía hasta este fin de semana.

El buen aliado de Turquía, E. Macron, no se ha quedado parado tampoco. En París, una veintena de militantes del comité de solidaridad con las huelgas y la resistencia, del que forman parte varias refugiadas políticas turcas, se concentró en la Plaza de la República con motivo del 1 de mayo, respetando los gestos barrera y las distancias de seguridad. A pesar de ello, fueron atacados por la política, que arrestó brutalmente a cinco de ellas. A fecha del 2 de mayo aún no habían sido liberadas. En ese mismo momento, en otro lugar de París, la extrema derecha se reunía al pie de la estatua de Juana de Arco, sin ningún respeto por las distancias de seguridad y sin que la policía los importunara en ningún momento, lo que prueba, sino era ya evidente, la vinculación entre las autoridades políticas y policiales con estos grupos.

Denunciamos la represión en Turquía y en Francia, estados que utilizan la crisis del coronavirus para extender controles policiales ya de por sí amplios y con ello el control de la población y la represión de las luchas sociales.